Nuestra Historia

Betel comenzó en las calles de San Blas (Madrid) en los años ochenta cuando unos misioneros de la WEC ayudaron a un drogadicto llamado Raúl Casto, que necesitaba un lugar para desengancharse de la heroína. Una vez libre de su adicción, Raúl quiso ayudar a más personas.  Así empezaron las casas de acogida de Betel, que hoy se encuentran en más de 100 ciudades en 23 naciones.

Origen, Fines y Desarrollo

Asociación Betel lleva más de 30 años dedicad a la restauración de vidas afectadas por la adicción y la exclusión social.

En reconocimiento a su labor social, el Ministerio del Interior declaró a Asociación Betel de UTILIDAD PÚBLICA en el año 2000.

Figura inscrita en el Registro de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Se encuentra en la Base de Datos de ORGANIZACIONES DE VOLUNTARIADO de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid desde 2015.

Asociación Betel se constituye como obra social de la Iglesia Betel, iglesia evangélica perteneciente a la entidad religiosa Asambleas de Evangelización Mundial para Cristo (AEMC) y registrada en el Ministerio de Justicia con el nº 016789.

El 1 de septiembre 2017, Betel ha sido admitida como miembro de FERMAD, Plataforma Madrileña de entidades para la asistencia a la persona adicta y su familia.

Los principios de Betel

Nuestra Historia

Conjunto de fotos históricas. Arriba Izq: Raul Casto el primer 'Betelito'. Arriba Centro: Fundadores de Betel.


 

Los principios de Betel

Imagen de los principios de Betel. Luis Pino (centro) ahora dirige Betel Málaga.